viernes, 27 de enero de 2017

El CGPJ contará, por primera vez en su historia, con presencia de magistradas en todas sus salas tras el nombramiento de Mª de los Ángeles Parra.

El CGPJ elige a la catedrática de Derecho Civil María de los Ángeles Parra magistrada de la Sala Primera del Tribunal Supremo

v  El nombramiento supone que, por primera vez en sus 205 años de historia, el Tribunal Supremo contará con al menos una magistrada en cada una de sus cinco Salas

CGPJ/Madrid, 26 de enero de 2017.-

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial ha elegido hoy a María de los Ángeles Parra Lucán nueva magistrada de la Sala Primera, de lo Civil, del Tribunal Supremo, donde ocupará la plaza correspondiente al turno de juristas de reconocida competencia que quedó vacante por la renuncia a la Carrera Judicial de Ángel Fernando Pantaleón Prieto.

Parra ha obtenido nueve de los veinte votos emitidos en el Pleno, frente a los seis de Carlos Lasarte Álvarez y los tres de Juan Damián Moreno. Los también candidatos Ana Belén Campuzano Laguillo y Pablo Salvador Coderch han obtenido un voto cada uno.

El vocal Enrique Lucas ha anunciado que formulará un voto particular al acuerdo por razones de procedimiento y de fondo.

En la votación no ha participado el vocal José María Macías, que antes de la convocatoria del Pleno presentó un escrito considerando que concurría causa de abstención debido a su condición de socio de la firma Cuatrecasas, Gonçalves Pereira S.L., con la que el candidato Pablo Salvador Coderch mantiene una relación laboral.

El CGPJ aprueba la composición de sus Comisiones para este año



El Pleno del CGPJ aprueba la composición de sus Comisiones legales para 2017

v  Fernando Grande-Marlaska se incorpora a la Permanente y Gerardo Martínez Tristán formará parte de la de Igualdad

v  Los cambios tendrán efecto el próximo 1 de abril a petición del propio Grande-Marlaska por la carga de trabajo que pesa sobre la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que preside

CGPJ.- Madrid, 26 de enero de 2017.-

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial ha aprobado hoy por 17 votos a favor, tres en contra y una abstención la  composición que tendrán este año tres de sus cuatro Comisiones legales –la Permanente, la de Asuntos Económicos y la de Igualdad-, en cumplimiento de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que prevé su renovación anual.

sábado, 7 de enero de 2017

Testigos

     El dilema entre la aplicación universal de la ley y la ética particular derivada de un grupo social, un colectivo religioso o un individuo concreto, sigue planteando hoy problemas en la aplicación de la justicia y en la doctrina de los tribunales. En este artículo, el letrado Pedro Antonio Sillero nos lleva desde los ejemplos tomados de la tragedia clásica griega o el cine hasta un caso de total actualidad: las transfusiones de sangre a Testigos de Jeovah. ¿Cómo ha resuelto la justicia el conflicto entre la obligatoriedad del mádico de salvar vidas y la libertad del paciente de no permitir una transfusión de sangre a su cuerpo?


      Por Pedro Antonio Sillero Olmedo


“—Entonces ¿te atreviste a violar esa ley?

 --Pero es que no fue Zeus el que lo proclamó

   ni Justicia, que vive con los dioses de abajo;

   ésas  no son las leyes que a los humanos dictan;

   no creí que pudieran tus pregones  dar autorización

  a un hombre para infringir las leyes

  no escritas de los dioses, que son inquebrantables

  y que no datan de hoy ni de ayer, sino eternas

  son sin que nadie sepa cuándo se promulgaron. “



Es en este diálogo entre Creonte y Antígona, --que Sófocles  prolonga en una escena plena de tensión y dramatismo--, cuando quizás por primera vez se plasma en la literatura occidental el enfrentamiento, la contradicción que puede darse entre la ley natural y la ley positiva, entre las motivaciones humanas y las razones de estado, entre, en fin, la conciencia y las obligaciones legales.-

Creonte, rey de Tebas,  había prohibido bajo pena de muerte realizarle exequias al cadáver de Polinices, hermano de Antígona, que había cometido un crimen de lesa majestad al haberse alzado en armas para disputarle el trono de Tebas a su hermano.

Antígona, sin embargo, contra el consejo de su hermana, Euníce, decide infringir la ley y enterrar a su hermano por considerar que no hacerlo suponía un acto sacrílego. Las razones que expone a su hermana, las amplía y desarrolla en su enfrentamiento con Creonte, --que para colmo es su tío--, en un duelo que es tanto personal como intelectual, y del que trascribo sólo la parte que forma su núcleo básico, invitando al lector a  que busque el resto en la lectura de la obra de Sófocles: una obra maestra absoluta del teatro, del pensamiento y de la literatura universal,  condensada en poco más de 50/60 páginas, según la edición (accesible, pues, a los  adictos al  Twiter y el Whatsap)

Hay otro ejemplo que nos acerca al tema que quiero desarrollar en este artículo,  que no trata en realidad ni de Sófocles, ni del Teatro griego, ni de literatura.-

Quienes hayan visto Carros de Fuego, la película de Hugh Hudson (director que hizo interesantes películas allá por los 80), quizás recuerden la secuencia que tiene lugar en el barco que transporta a los deportistas británicos a Francia para disputar las Olimpiadas de 1924, cuando uno de los protagonistas, Eric Liddell, campeón inglés de los 100 metros, recibe  la noticia, ya embarcado, de que su carrera se disputará en domingo, y en consecuencia se niega a disputarla por razones de conciencia. Al ser religioso (era pastor de la iglesia evangélica de la iglesia reformada de Escocia), sus convicciones le impedían disputar cualquier prueba en domingo. El problema que esto le crea a los responsables de la delegación olímpica era mayúsculo, pues se trataba de una de sus mejores opciones de medalla de oro, y en consecuencia intentan presionarle para que cambie de opinión; sin embargo, finalmente, Liddell  impone su criterio y no disputa la prueba, pero salvará su compromiso con el comité olímpico cambiándose con el corredor de los 400 mts  y corriendo su prueba.-

La realidad lo sucedido parece que no fue exactamente así (aunque es cierto que  Eric Lidell ganó la medalla de oro en 400 mts contra todo pronóstico), pero nos sirve el relato de ficción.-